Nintendo acaba de anunciar un nuevo modelo de su consola Switch. La consola rediseñada saldrá a la venta el 8 de octubre y llega con varias novedades en comparación con el modelo actual.

En lugar de una pantalla LCD, la Switch renovada tendrá una pantalla OLED de siete pulgadas. Esta tecnología permite una mejor visualización del color y del contraste que las pantallas LCD de 6,2 pulgadas de la primera (2017 a 2019) y segunda edición (desde 2019) de la Switch.

La pantalla de la primera generación había sido objeto de críticas por ser muy oscura, por lo que, en 2019, Nintendo instaló en sus consolas una versión más luminosa.

Si bien las dimensiones totales del equipo no presentan cambios, el borde más estrecho del display permite que la pantalla sea ahora más grande.

Pese a las especulaciones acerca de que Nintendo estaba planeando una nueva versión de Switch con una resolución de imagen 4K mejorada, se ha mantenido la resolución de 1280 por 720 píxeles.

La carcasa conserva su color negro, el tamaño es casi idéntico. Sin embargo, hay un nuevo soporte para jugar en modo sobremesa. El delgado soporte de las primeras generaciones de Switch da paso a uno más estable y ajustable en varios niveles.

La nueva Switch se seguirá comercializando con el procesador Nvidia Tegra. Sin embargo, la memoria del sistema se duplica de 32 a 64 gigabytes y permite ahora insertar tarjetas SD para obtener más espacio. La duración de la batería se mantiene en 4,5 a 9 horas. Según Nintendo, la nueva generación también tendrá mejores altavoces estéreo.

Quizás también te interese:  Consejos para contratar un diseñador web profesional en Barakaldo

El «dock», una estructura de plástico que mantiene la Switch en vertical y se comunica con ella a través de un puerto USB, se suministra ahora también en color blanco, pero la mayor novedad es un puerto LAN que promete una conexión a Internet más estable en el modo TV.

Por lo demás, sigue habiendo dos puertos USB y un puerto HDMI. Como es habitual, la resolución máxima en el modo TV es de 1920 a 1080 píxeles a 60 fotogramas por segundo. El dock también funciona con generaciones anteriores de Switch.

El control no presenta cambios y seguirá contando con dos unidades individuales, los mandos «Joy-Con». Los controles anteriores son compatibles con la nueva Switch.

La Switch OLED se ofrecerá en la habitual combinación de colores azul y rojo neón. Además, habrá una versión con Joy-Cons blancos y un dock del mismo color.

Fuente: dpa