MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

La compañía de seguridad ESET advirtió en un estudio que el 47% de las personas tiene contenido sexual almacenado en su móvil, por recibir o enviar contenido sexual a través del teléfono móvil (sexting).

Informó ESET en una nota este martes de que el 94% de los participantes en el estudio de entre 25 y 35 años han recibido alguna vez un mensaje, imagen, audio o vídeo de contenido sexual.

Recordó el director de investigación y concienciación de ESET España, Josep Albors, que «cuando se intercambia contenido sexual a través de Internet, pierdes inmediatamente el control sobre lo que ocurre después con esa información, pudiéndose dar, en el peor de los casos, una situación de sextorsión o chantaje sexual».

Según el estudio, las mujeres se exponen más que los hombres, ya que un 60% de las mujeres encuestadas afirmaba que alguna vez había enviado contenido sexual mostrando el rostro, en contraste con los hombres, que baja al 35%.

El dato más dispar de la encuesta lo arrojó la pregunta de si alguna vez habían enviado contenido sexual porque se habían sentido presionados. Un 40% de las mujeres respondió afirmativamente frente a un 8% los hombres. Además, otra importante problemática que ha detectado el estudio es el hecho de que el 90% de las mujeres han recibido contenido sexual sin pedirlo alguna vez, frente a un 66% en el caso de los hombres.

La compañía de ciberseguridad lanzó una serie de consejos para ayudar a practicar el ‘sexting’ de una manera más consciente y cibersegura. Entre ellas, evitar la exposición del rostro o rasgos particulares que permitan la identificación de la persona, utilizar herramientas que permitan difuminar fotos o videos para hacer anónimo el contenido, ser cuidadoso respecto a quiénes tienen acceso al dispositivo, y bloquear los dispositivos cuando no se estén utilizando.

Quizás también te interese:  El plazo para enviar propuestas para la reforma de la Ley de empresas de inserción concluye el próximo sábado

También evitar archivar en el dispositivo contenido íntimo, borrándolos de manera segura y definitiva del mismo, al enviar el contenido, asegurarse de que se hace desde una red protegida, nunca a través de redes públicas, prestar atención a las aplicaciones y software que está instalado en el dispositivo, y revisarlas, con una solución de ciberseguridad, en el caso de que se sospeche que puedan tener algún tipo de código malicioso que robe información.