Imparable. Así es como se puede definir la situación del comercio electrónico que, mes a mes, sigue batiendo récords en lo que a ventas se refiere. Entre los productos más demandados, los de electrónica, los decorativos y la ropa, pero no hay que descartar nuevas tendencias en lo que a servicios se refiere con los viajes a la cabeza.

¿Cuál está siendo la clave del éxito?

En realidad, toda una red de logística que comenzó a ponerse en relieve durante la pandemia y que hoy se ha estabilizado para mostrar su fortaleza y su relevancia en lo que a la cadena de suministro se refiere.

Hoy en día, además, hacer envíos internacionales no es problema para los productores españoles que han visto en internet un escaparate perfecto para lanzar sus productos al exterior potenciando así no solo la marca España sino una calidad que está traspasando las fronteras y conquistando mercados como el británico o el chino que no paran de solicitar producto recién salido de las fábricas nacionales.

¿Cuáles son los productos que más se demandan?

La moda, entendiendo por esta la ropa, calzado y, también, por qué no decirlo, complementos, está conquistando los mercados internacionales más exigentes. Con la emergencia de los países árabes como importadores de alta costura española, son muchos los diseñadores que han focalizado sus envíos a los emiratos, siendo un mercado que, además de exigente, paga muy bien la artesanía y el producto de alta calidad que se confecciona en los talleres de costura y en las fábricas de zapatos españolas.

Quizás también te interese:  ING lanza un nuevo seguro para coche y moto con Admiral Seguros

Por otro lado, la gastronomía española sigue saliendo al extranjero dispuesta a conquistar paladares. Los productos salidos del campo y confeccionados, por ejemplo, en las almazaras gracias a la calidad de la oliva que se recoge en los olivares del sur, que está siendo cada vez más cotizado en el exterior, lo que también trae buenos resultados a las cuentas ante la frenada de ventas en nuestro país por la subida de precios.

¿Cuáles son las formas de pago más habituales que se utilizan en el ecommerce?

En primer lugar, las tarjetas de crédito o débito. Es el método de pago más utilizado hasta el momento, lo que supone un movimiento bancario continuado, con la VISA y Mastercard como tarjetas más habituales. Después vendría el Paypal, un método de pago cada vez más extendido y que garantiza una seguridad añadida en las compras online.

¿Qué volumen de envíos se mueven en nuestro país?

A mediados del año pasado se cifró en más de 6500 millones de euros lo que se estaba facturando por los envíos internacionales desde plataformas de ventas y pequeños ecommerces, lo que deja claro que el negocio de la venta online no solo ha llegado para quedarse sino que está viviendo un momento dulce en el que muchas empresas están buscando conseguir un hueco.

La clave, sigue siendo la misma: posicionamiento, productos de calidad, buen servicio de venta y envío y un servicio de atención al cliente digno de los más exigentes.