MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

La comisión ejecutiva del Banco de España aprobó el pasado martes la reorganización de la Dirección General de Conducta Financiera y Billetes para adaptar su estructura con el fin de mejorar el desarrollo de la función de supervisión de conducta, coordinar las iniciativas de educación financiera y optimizar la distribución del efectivo aprovechando sus sucursales.

Según informó el organismo este lunes, para cumplir estos objetivos se refuerza el seguimiento y la planificación supervisora de conducta y se dota de una mayor estructura a las tareas de educación financiera.

En relación con el ciclo del efectivo, se agrupan, por un lado, las funciones analíticas y de control, en el nuevo Departamento de Efectivo, y por otro, las funciones operativas, en el Departamento de Sucursales ya existente.

Así, la Dirección General de Conducta Financiera y Billetes, dirigida por Alberto Ríos, queda reorganizada en tres departamentos: el Departamento de Conducta de Entidades, el Departamento de Efectivo y Departamento de Sucursales.

El de Conducta de Entidades tiene la misión de contribuir a la estabilidad del sistema financiero promoviendo la mejora de la conducta de las entidades sometidas a la supervisión del Banco de España y fomentando la educación financiera.

El Departamento de Efectivo se encarga de definir las directrices relacionadas con la emisión y puesta en circulación de los billetes y monedas en euros en España, vinculadas al Banco Central Europeo (BCE) y a la Comisión Europea, para satisfacer las necesidades de efectivo de los agentes económicos y los ciudadanos. Entre sus funciones también destacan el promover la autenticidad y la calidad del efectivo en circulación y realizar el control de la producción de los billetes en euros que corresponde al Banco de España.

Quizás también te interese:  Descubre cómo invertir en criptomonedas en Manacor y maximizar tus ganancias

En cuanto al Departamento de Sucursales, éste ejecuta las directrices definidas por el Departamento de Efectivo en todas las sedes del Banco de España, así como garantizar y potenciar la coordinación interna para aprovechar la capilaridad de la red de sucursales.