MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

El Consejo de Ministros aprobó en su reunión de este martes el Real Decreto que unifica los coadyuvantes tecnológicos autorizados en los procesos de elaboración de alimentos y garantiza la seguridad en sus usos y controles. La norma incorpora nuevas sustancias y regula el procedimiento que modificará el listado de las existentes.

Según precisó el departamento de Alberto Garzón en un comunicado, los coadyuvantes tecnológicos son sustancias cuyo empleo es «fundamental» para la elaboración y obtención de alimentos, aunque, a diferencia de los aditivos, enzimas y aromas alimentarios, «no repercuten ni están presentes en el producto final».

«Su característica principal es que se utilizan con un fin tecnológico durante la producción de los alimentos», sentenció, al tiempo que puso como ejemplo el hidróxido sódico que se utiliza para aderezar algunas preparaciones de la aceituna de mesa y que, una vez cumplida su función en el proceso, como es quitar el amargor del fruto, se elimina con un lavado y «no tiene efectos en el producto final que llega a los consumidores».

Con este Real Decreto, el Ministerio de Consumo agrupa en una sola norma los coadyuvantes tecnológicos que se encuentran autorizados actualmente y que, hasta la fecha, estaban disgregados en 20 normas distintas de carácter sectorial que, a su juicio, «necesitaban actualizarse para adaptarlas a la realidad de los procesos de elaboración de alimentos».

La norma también incorpora nuevas sustancias autorizadas y regula el procedimiento que se aplicará en el futuro para modificar el listado de las existentes, de forma que se «garantiza» la «protección» de la salud de los consumidores.

Quizás también te interese:  Campañas SEM: Los Mejores Resultados para Negocios de Sevilla

Además, al no existir en la Unión Europea una regulación «armonizada» de los coadyuvantes tecnológicos, Consumo ha unificado las disposiciones relativas a las especificaciones y etiquetado de estas sustancias con el fin de «garantizar su seguridad, correcta identificación y empleo».