MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

La información que aparece en páginas web en español sobre la discapacidad visual de niños y adolescentes presenta «una importante carencia de calidad» y ello «implica riesgos para las familias en cuanto a sus expectativas ante esta afectación de la salud, irreversible hasta la fecha».

Así lo pone de manifiesto una tesis relacionada con la alfabetización digital en salud del programa de doctorado de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), realizada por Marta Lupón, profesora de la Facultad de Óptica y Optometría de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).

Según este trabajo, las familias que se informan a través de internet sobre discapacidad visual «corren el riesgo de acceder a información que no es actual ni cierta o que sea sesgada, interesada y difícil de comprender». Tal situación puede conducirles a «tomar decisiones equivocadas, desarrollar creencias falsas o crearse unas expectativas inadecuadas» en torno a los hijos, alertó.

Para su tesis, Lupón exploró la información de páginas web en español, tanto de España como de América Latina y Estados Unidos. A su juicio, «la calidad actualmente es baja, insuficiente y muy mejorable, como ocurre en el caso de otros temas de salud».

El trabajo contiene un índice para valorar la calidad de la información sobre discapacidad visual de las páginas web que, entre otros criterios, propone «saber quién es el autor, en qué fuentes se basa, si la información es actual y si tiene unas características de legibilidad adecuadas para la audiencia a la que se dirige».

Según Lupón, «a veces no queda claro con qué base se hacen algunas afirmaciones que aparecen en estas webs». «De entrada, debe ponerse en entredicho cualquier cosa que leemos si no sabemos cuál es la fuente de información», recomendó.

Quizás también te interese:  Alegría defiende "sacar el mejor provecho" de la digitalización en el sistema educativo

La autora apuntó también algunas posibles acciones contribuirían a resolver el problema, tales como la implicación de los colectivos profesionales de salud visual –oftalmólogos y ópticos-optometristas-, y la sensibilización y creación de contenidos por parte de los colegios profesionales. «Los padres que han sido entrevistados para el estudio buscan información en internet, pero se encuentran con bastantes reticencias en este sentido por parte de los profesionales», indicó, abogando por contenidos específicos para este colectivo.

«A las familias les gustaría que los profesionales de la salud visual les guiaran y acompañaran en la navegación por la red», concluyó.