La impresión 3D, también conocida como fabricación aditiva, ha tenido un impacto absoluto en la forma de abordar proyectos en muchos sectores, revolucionando la forma en que se diseñan y fabrican productos y prototipos.

La agilidad con la que se puede presentar un producto y que el cliente pueda ver su forma y detalle está siendo clave para que este tipo de tecnología haya convencido y siga evolucionando para dar respuesta a retos médicos, alimenticios y de ingeniería, entre otros.

¿Cómo se retroalimentan estos sectores de estos proyectos?

Tal como explican desde Sodeintec, la fabricación aditiva o impresión 3D se ha convertido en la aliada de muchos profesionales gracias a la capacidad de tener un diseño realista que reduce el tiempo y costo del desarrollo de los productos finales para que luego haya cambios. “Con esta tecnología el cliente puede ver cómo quedaría y aportar sus ideas para mejorarlo sin que haya que poner en marcha una producción industrial para el prototipo” explican.

Entre los sectores que se han rendido a su utilidad están:

  • Medicina y salud: Actualmente se utiliza para la fabricación de prótesis personalizadas, implantes médicos, modelos anatómicos para planificación quirúrgica, tejidos artificiales y medicamentos personalizados. Hoy en día permite prótesis a medida y personalizadas a cada paciente.
  • Industria automotriz: La industria automotriz crea prototipos de piezas y componentes, así como también apuesta por esta tecnología para la producción de piezas personalizadas para automóviles de alto rendimiento.
  • Sector aeroespacial: En el sector aeroespacial, la impresión 3D ha permitido la creación de componentes más ligeros y complejos, lo que mejora la eficiencia y el rendimiento de las aeronaves y reduce el peso total de los equipos.
  • Arquitectura y construcción: En la construcción está siendo una gran aliada fabricar modelos arquitectónicos, piezas de construcción personalizadas y estructuras complejas incluso en forma de maquetas para presentar los bocetos.
  • Industria alimentaria: quizá este es el sector más polémico ya que la apuesta por esta tecnología está siendo utilizada para crear alimentos personalizados, chocolates, pasteles y otros productos comestibles con formas y diseños únicos.
Quizás también te interese:  ¿Cuántos idiomas habla Google Translate? Una hazaña lingüística