MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) urgió este lunes a verificar que se paga el IVA en las compras ‘online’ realizadas fuera de la UE y recordó que, de lo contrario, Aduanas puede exigir el abono del 21%, encareciendo el producto y retrasando la entrega.

Así lo precisó en un comunicado en el que añadió que, antes de marcar los datos de la tarjeta y la dirección postal, «conviene» comprobar que el precio incluye «expresamente» el IVA, al entender que, aunque la «mayor parte» de las grandes plataformas de venta ‘online’ así lo indican y asumen su coste a través del nuevo Servicio de Ventanilla Única de la Unión Europea, «esto no siempre sucede».

Junto a ello, advirtió de los «riesgos añadidos» de no hacer dicha comprobación, como son el retraso en la recepción del producto, que quedará retenido en la Oficina de Aduanas hasta que se confirme su pago, y la posibilidad de «caer» en las «falsas notificaciones» ‘online’ sobre costes de importación, que, en realidad, son «intentos muy elaborados» de conseguir los datos bancarios del internauta.

«En este sentido, conviene ser muy precavido con los SMS con enlaces a presuntas webs en las que abonar las cantidades requeridas, ya que las empresas de paquetería no usan esta forma de comunicación», sentenció.

En paralelo, puntualizó que, si la compra se hace en una web de fuera de la Unión Europea y se trata de un producto caro, «no está de más cerciorarse de que está cubierto en caso de pérdida y por qué importe». «A veces, las cantidades aseguradas son muy bajas y conviene hacer una declaración de valor que cubra cualquier contingencia», apostilló.

Quizás también te interese:  La piratería digital aumentó en la UE durante 2022

WEBS DE SEGUNDA MANO

Asimismo, hizo hincapié en el «aumento» de vendedores «fraudulentos» en páginas de segunda mano que envían paquetes «vacíos» o con un producto «distinto o de menor valor» al ofertado.

«Esto se debe a que, cuando un comprador reclama, el vendedor solo tiene que demostrar a la plataforma que realmente realizó el envío, pero no su contenido», indicó la OCU, al tiempo que juzgó «imperativo» el hecho de «extremar» las medidas de protección en estos casos, «especialmente» cuando se trata de páginas web extracomunitarias «que no atienden a los tribunales europeos».

A este respecto, aconsejó no salir de la plataforma de venta, dado que, si el usuario paga directamente al particular, tendrá «más difícil» reclamar, además de abrir el paquete «en el mismo momento de la recepción y no firmar nada hasta comprobar que es exactamente el producto adquirido».