MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

La Universidad de Granada ha participado en un estudio internacional a través del cual se ha diseñado una nueva técnica forense que permite identificar un cadáver a partir de las fotografías que ha publicado en sus perfiles en redes sociales, concretamente en aquellas imágenes en las que aparece sonriendo.

La investigación, cuya autora principal es Melania Mazur, de la Sección de Huellas Dactilares y Antropología Forense del Departamento de Criminalísticas del Instituto de Investigación Forense en Cracovia (Polonia), ha contado con la colaboración de Katarzyna Górka, investigadora del departamento de Antropología del Instituto Hirszfeld de Inmunología y Terapia Experimental de la Academia Polaca de Ciencias de Breslavia, e Inmaculada Alemán, catedrática del departamento de Medicina Legal, Toxicología y Antropología Física de la Universidad de Granada.

Los principales resultados del estudio se publicaron en la revista ‘Forensic Science International’ y se presentaron en las XII Jornadas de la Asociación Española de Antropología y Odontología Forense (Aeaof), organizadas por el Área de Antropología Física de la Universidad de Granada.

Este trabajo presenta un método experimental de identificación basado en el análisis del perfil de los dientes anteriores de una persona, que son aquellos que se ven en el momento de la sonrisa. La morfología de los dientes puede ser un carácter individualizante si se tienen en cuentas aspectos como el tamaño, la presencia de diastemas o las torsiones.

A pesar de ofrecer resultados menos confiables que los recogidos en los protocolos internacionales, esta técnica tiene la ventaja de poder acceder a los datos ‘antemortem’ aportados por los familiares que el fallecido publicó en sus redes sociales antes de morir.

Quizás también te interese:  El Grupo Social Lares digitalizará sus centros

Otro aspecto abordado en esta investigación en el análisis de la distorsión provocada en las imágenes al utilizar objetivos de diferente distancia focal. Los resultados obtenidos en esta cuestión abren alternativas de identificación de personas desaparecidas o fallecidas en contextos de vulneración del derecho internacional humanitario recogidos por la ONU.

La Universidad de Granada está centrando sus esfuerzos en el desarrollo de métodos de identificación humana alternativos a los establecidos en los protocolos internacionales. Actualmente, las únicas técnicas reconocidas se basan en la dactiloscopia (huellas dactilares), la odontología y la genética. Sin embargo, son muchos los contextos en los que no se pueden utilizar, puesto que las personas desaparecidas o fallecidas proceden de entornos socioculturales y/o países en los que no existen bases de datos de huellas dactilares o no hay recursos para obtener odontogramas o perfiles de ADN.

En este contexto, se están buscando métodos alternativos que permitan analizar recursos fáciles de obtener por parte de los familiares con aquellos recogidos en las personas o en los cadáveres de los fallecidos o desaparecidos.

Por esa razón, los investigadores creen que el trabajo «abre un amplísimo abanico de posibilidades» para identificar a una persona, debido al carácter global de las redes sociales.