MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

El Centro de Estudios de Derechos Reprográficos (Cedro) y la Biblioteca Nacional de España (BNE) ratificaron este martes un acuerdo para reforzar la protección de las obras editoriales frente a la piratería digital y otros usos ilícitos mediante un novedoso sistema de huellas digitales.

Según informó Cedro, esta solución forma parte de las herramientas que la entidad de autores y editores ha desarrollado para «reducir el impacto que tiene el robo digital de contenidos en el sector del libro y la prensa».

La directora de la BNE, Ana Santos, expuso que este acuerdo constituye una «buena muestra de la utilidad del depósito legal como norma que, además de preservar el patrimonio bibliográfico español, contribuye al sector editorial» y ratificó su intención de «profundizar en esta colaboración en el futuro con el fin de ampliar las opciones de acceso y consulta de forma legal a contenidos protegidos por derechos».

A su vez, el director general de Cedro, Jorge Corrales, puso de manifiesto «la importancia del uso de nuevas tecnologías para evitar y perseguir el robo de contenidos» y arguyó que «esta colaboración con la BNE es un paso muy importante para el sector editorial, ya que nos permite ampliar y mejorar la protección de los derechos de propiedad intelectual y se trata de una iniciativa pionera a nivel mundial».

Para cumplir lo establecido en el acuerdo Cedro ha desarrollado una herramienta que detecta copias ilícitas de publicaciones editoriales. Para hacerlo, genera huellas digitales (secuencias alfanuméricas encriptadas) de los contenidos de autores y editores, transformándose en éstas aquellas publicaciones que se registran en el Depósito Legal Digital y que los titulares hayan autorizado previamente para, posteriormente, intentar eliminar esas copias ilícitas.

Quizás también te interese:  Transportes lanza 10,5 millones en ayudas a universidades para formar en digitalización y sostenibilidad en el sector