MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

El Ayuntamiento de Alcorcón pone en marcha por segundo año consecutivo, a través de la Concejalía de Servicios Sociales y Salud Pública, el servicio de campamento urbano de verano para menores y jóvenes con discapacidad intelectual 2023, que volverá a llevarse a cabo en el Centro de Educación Especial Severo Ochoa.

Estos campamentos, que se desarrollan a través del Programa Municipal de Atención a Personas con Discapacidad, tienen el objetivo de proporcionar alternativas de ocio educativo, en período vacacional de verano a menores y jóvenes con discapacidad intelectual del municipio.

«Tras el éxito obtenido el año pasado, volvemos a desarrollar estos campamentos que cuentan con un valor añadido ya que incorporan el servicio de ruta y de comedor; además, es importante destacar que se realizan en el propio centro Severo Ochoa con el fin de ofrecer mayores facilidades a las familias», indicó la portavoz del Gobierno municipal en funciones, Candelaria Testa.

En este sentido, señaló que «se trata de una actividad muy valorada por las familias, que ha venido a cubrir, por sus características, una demanda existente desde hace tiempo por la Asociación de Familias de Alumnos del Centro».

Las personas destinatarias son menores y jóvenes de 6 a 21 años con discapacidad intelectual, prioritariamente alumnos del C.E.E. Severo Ochoa, y preferentemente empadronados en Alcorcón. Este año, se prevé la participación de 45 menores y jóvenes entre las dos quincenas, un 45% más de plazas que el año pasado.

El servicio se prestará de lunes a viernes, no festivos, en horario de 9 a 15.00 horas durante el mes de julio de 2023, distribuido en dos quincenas (del 3 al 14 y del 17 al 31 de julio). El precio de la plaza por quincena es de 0 a 130 euros máximo, calculando la aportación en función de la capacidad económica que valorará el equipo técnico responsable de servicio.

Quizás también te interese:  Campañas SEM en Cartagena: Mejora tu Posicionamiento en Buscadores con estas Estrategias Efectivas

«Gracias a estos campamentos las familias cuidadoras pueden conciliar su vida familiar con la laboral y social, así como disponer de un tiempo de respiro, a la vez que se garantiza el acceso y disfrute del ocio de las personas con más necesidades de apoyo», puntualizó Testa.