MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

Lucía Martínez es una joven con discapacidad que trata de mostrar que, aunque esté en silla de ruedas, «el mundo no se acaba». A sus 22 años publica en sus redes sociales contenido divulgativo sobre discapacidad. Además, desde el principio tuvo claro que «Lucía sigue siendo Lucía y estar en silla de ruedas no es un problema».

Con 19 años, tuvo una hemorragia interna mientras dormía que le dañó la médula y la dejó en silla de ruedas. Actualmente, ha recuperado parte de su movilidad y su sensibilidad. «En el primer momento me asusté y se me vino el mundo encima», explica en una entrevista a Servimedia.

Lucía fue trasladada al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo y cuenta que ese centro es una «burbuja» en la que «viven por y para nosotros». Destaca que «todo está adaptado allí». La joven recuerda que cuando le dieron el alta se encontró con «muchos inconvenientes» tanto de adaptaciones como de estructuras arquitectónicas.

Una publicación compartida de 🌸 𝙇𝙐𝘾𝙄𝘼 𝙈𝘼𝙍𝙏𝙄𝙉𝙀𝙕 🌸 (@luciamg_818)

El apoyo de su familia y su pareja ha sido fundamental para ella. Subraya que «en su momento fue un buen susto, pero siempre han estado apoyándome. Entre unos y otros, al final hemos hecho que la discapacidad se lleve bien».

Lucía señala que tenía novio cuando ocurrió el accidente y añade que no se separó de su lado. «Me repetía te vas a recuperar, te voy a ayudar y lo vamos a conseguir juntos». Actualmente, su novio, Raúl Barriga, está a su lado, pendiente de ella, aunque antes «me dice que lo intente yo sola».

La joven reconoce que «siempre lo llevan peor las personas de alrededor que la persona que tiene la discapacidad».

Una publicación compartida de 🌸 𝙇𝙐𝘾𝙄𝘼 𝙈𝘼𝙍𝙏𝙄𝙉𝙀𝙕 🌸 (@luciamg_818)

ASÍ VISIBILIZA LA DISCAPACIDAD

Actualmente se dedica a las redes sociales. Se hizo viral por un vídeo en el que se caía al suelo durante la rehabilitación. «Llamó la atención la caída y la forma en la que yo andaba».

Ahora tiene casi 200.000 seguidores en TikTok y su objetivo es que «la gente vea que puedes estar en silla de ruedas y mover las piernas». Argumenta que con sus publicaciones intenta demostrar que «no todo tiene por qué ser blanco o negro, hay un montón de colores entre medias».

Quizás también te interese:  Temáticas para el mejor tráfico en tu web

También publica en TikTok vídeos sobre belleza, cocina y su vida diaria en silla de ruedas. Sin embargo, gran parte de su contenido se dirige a la divulgación de temas relacionados con la discapacidad. Lucía asegura que «hay países a los que no les llega ninguna información sobre discapacidad».

Explica que TikTok «es una buena red social para visibilizar la discapacidad, para ayudar a la gente». Sin embargo, no siempre la plataforma muestra sus vídeos. «Me da rabia cuando me curro un video para que la gente tenga más educación y que no lo vean porque las redes sociales no lo enseñan», denuncia.

Lucía reconoce que «llama mucho la atención que una persona en silla de ruedas se levante» y señala que hay un porcentaje de personas que no creen que tenga una discapacidad. En este contexto, no duda al afirmar que al principio le afectaban «los comentarios negativos», pero apunta que en realidad «hay más gente buena que mala». La joven explica que gracias a su familia y pareja ha aprendido a quedarse con lo bueno porque «al final lo malo son tres personas».

@luciamg818 Para mi, hay muchas cosas dificiles de grabar y esta es una de ellas (TOMAS FALSAS)😊 #fypシ #viral #foryoupage #silladeruedas #discapacidad ♬ Pieces (Solo Piano Version) – Danilo Stankovic

«SERES INFERIORES»

También expresa que hay quienes ven a las personas con discapacidad como «que parece que nos vamos a romper» y que por eso ella muestra su batalla diaria con la discapacidad haciendo gala de la frase «si me caigo, me levanto» o «si no lo consigo, lo vuelvo a intentar». Gracias a esta fuerza de voluntad, los seguidores en sus redes sociales han crecido, lo que le permite a la joven explicar a las personas con discapacidad y «a la gente que el día de mañana tenga una discapacidad» que «no somos pobrecillos, no somos seres inferiores».