MADRID, 28 (SERVIMEDIA)

La Fundación Franz Weber advirtió este sábado sobre «la proliferación de anuncios de venta de armas de caza en conocidas páginas web de productos de segunda mano». En sólo una hora de búsqueda investigadores de la entidad detectaron la venta de 10.000 armas de caza «sin control» en Internet.

La entidad recordó en un comunicado que «cualquier persona puede contactar con los vendedores e incluso comprarlas por menos de 200 euros sin que parezca existir un control real sobre las transacciones».

Según subrayó la organización, a finales de 2021 un estudiante universitario compró una escopeta a través de uno de estos portales web y, tras probarla en un campo de tiro cercano, se dirigió al campus de Leioa de la Universidad del País Vasco realizando 25 disparos en sus instalaciones.

«Los episodios de atrincheramiento con armas de caza se han sucedido en los últimos tiempos, como el hombre que disparó e hirió a un Guardia Civil en Oleiros (A Coruña) cuando iba a ser detenido por violencia machista, en diciembre de 2020, el individuo que fue reducido por los GEO (Grupo Especial de Operaciones de la Policía Nacional) cuando llevaba cuatro horas atrincherado con una escopeta de caza en Valladolid, o el conocido asesinato de dos agentes rurales en Aspa (Lleida) por parte de un cazador en 2017», prosiguió la fundación.

En este contexto, señaló que «el acceso a estos anuncios no dispone de filtro previo alguno, por lo que una persona menor de edad podría adquirir, de forma relativamente sencilla, un rifle o una escopeta, y recibirla sin pasar los controles pertinentes, ya que la inmensa mayoría de los anuncios no incluyen información completa sobre la persona vendedora ni documentación de las armas».

Quizás también te interese:  Descubre las claves para impulsar tu negocio en Majadahonda con campañas SEM de éxito

La ONG naturalista alertó de que, mientras el Reglamento de Armas de 1993 especifica que los artilugios considerados de 1ª y 2ª categoría «sólo podrán ser objeto de publicidad en revistas, catálogos o folletos especializados» parece «difícil considerar que estas páginas web donde se ofrecen desde prendas de ropa a electrodomésticos cumplan con este requisito de especialidad».