MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) aseguró este lunes que la Dirección General de la Guardia Civil ha abierto expediente a un guardia civil que fue herido en el asalto a la valla de Melilla en marzo del 2021.

Según informó este lunes la AUGC, el agente cuenta con 27 años de servicio, 23 de los cuales han sido destinados a formar parte de la Agrupación de Reserva y Seguridad.

El agente se encontraba de descanso en la madrugada del 3 de marzo cuando recibió la llamada del jefe de su pelotón para que se incorporase de inmediato Al servicio por un inminente salto de un grupo de alrededor de 2.000 inmigrantes a la valla de Melilla.

Cuando el guardia civil se incorporó al servicio y ya se encontraba desplegado en la valla junto a sus compañeros, comprobó que dichos asaltantes además de numerosos eran violentos y portaban objetos contundentes y punzones cortantes. «Nos vimos rodeados y superados en número, llegando a temer por nuestras vidas» señaló el agente.

«FUERTE GOLPE»

Asimismo, el guardia civil recordó como los migrantes «daban palos» y describió como recibió «un fuerte golpe» mientras socorría a un compañero. «Volví en mí en el momento que era trasladado por un compañero y dos agentes de la Policía Nacional», añadió.

Como consecuencia de este incidente, el agente sufrió la rotura del casco antidisturbios ocasionándole abrasiones en el brazo izquierdo, diversas lesiones cervicales y la baja para el servicio.

Ahora, tras poco más de un año, la DGGC ha abierto un expediente para determinar si el agente sufre insuficiencia de condiciones psicofísicas o limitaciones para determinados destinos.

Quizás también te interese:  Justicia participa en la segunda Cumbre para la Digitalización del Poder Judicial

Por su parte, La AUGC se muestra en contra de esta decisión debido a que los datos proporcionados por la Junta Médico Pericial confirmaron que el agente aún está «evolucionando favorablemente» y es «recuperable» con el tratamiento adecuado.

MATERIAL CADUCADO

La AUGC además denunció el estado del material antidisturbios al que califican como «anticuado y deficiente» por «superación» de su vida útil y careciente de un «seguro de responsabilidad civil». «Desde 2020 estamos demandando la sustitución y actualización del material antidisturbios (cascos, escudos, espinilleras y anti traumas), por ser el primer elemento de protección», añadió la asociación.

A este respecto la asociación recordó que la mayoría del material antidisturbios «no reúnen las condiciones óptimas» para su uso, y reclamó la sustitución del material que es de «vital importancia» para preservar la «seguridad e integridad» de los guardias civiles.