– Casi la mitad está reorientando su criterio de selección de soluciones ‘cloud’, según un estudio de IDC para Seidor

MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

El 45% de las empresas españolas ha adoptado una estrategia de ‘nube’ híbrida, manejando el 90% de ellas un escenario ‘multicloud’ en un contexto en el que la ‘nube’ está jugando progresivamente un papel más relevante.

Así lo refleja el informe ‘Estado del cloud en España’, elaborado por la analista IDC para la consultora Seidor. Según el estudio, el 75% de las organizaciones en España señalan que sus infraestructuras basadas en el ‘cloud’ son un facilitador para conseguir la agilidad que precisan en sus negocios.

El 82% de las entidades empresariales españolas consideran que la agilidad tiene una importancia estratégica de cara al éxito de sus operaciones, y son conscientes de que no pueden permitirse quedarse rezagadas por el hecho de que sus infraestructuras no estén a la altura.

Según IDC, el 40% de las organizaciones van a reorientar en 2023 su criterio de selección de soluciones en la ‘nube’ para darle más peso a los resultados empresariales que a las especificaciones técnicas. Una muestra del auge de la ‘nube’ pública en sistema actual son las proyecciones de crecimiento de IDC. La analista estima que este mercado podría alcanzar los 6.878 millones de euros para 2026, lo que supondría una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 13,7%.

El director de Servicios Cloud, Eduard Bonet, señala que los departamentos de IT deberían ser grandes activos respecto a la aceleración del negocio de una compañía. «Por ello, proponemos atajar nosotros los desafíos más técnicos de la adaptación al cloud, siguiendo un plan estratégico de migración y transformación claro y efectivo. Al final, se trata de ofrecer a nuestros clientes soluciones ante las inseguridades que les genera un sistema complicado», comenta Bonet.

Quizás también te interese:  Bruselas cuenta con la CNMC como vigía español de las plataformas digitales hasta que el nuevo Gobierno nombre una autoridad independiente