– Promete crear una Dirección General de Discapacidad

MADRID/VALENCIA, 04 (SERVIMEDIA)

La candidata del Partido Popular a la Alcaldía de Valencia, María José Catalá, compartió este jueves en el ‘Fórum Europa. Tribuna Mediterránea’ su deseo de «liderar la segunda transformación» de esta tierra y su ambición para convertirla en «la segunda ciudad de España» adelantando a Barcelona.

En este encuentro informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Valencia, Catalá aseguró que su proyecto es «de ilusión» tras denunciar que lo que impera ahora es «el enfrentamiento, la falta de empatía, la nula gestión y, lo más serio, la falta de liderazgo». «Quiero construir una Valencia líder, reivindicativa, ágil y que el Ayuntamiento deje de ser una traba o un lastre y sea un tractor de actividad económica», sintetizó.

Catalá recordó que «hace 24 años el PP lideró la primera transformación de esta ciudad». «Y yo, como alcaldesa de Valencia, quiero liderar la segunda transformación de la ciudad de Valencia, quiero construir la Valencia de todos sin generar enfrentamientos entre los vecinos, la Valencia que mire por ellos, que les baje los impuestos, que les permita una vivienda y sobre todo desarrollar un proyecto de vida con un empleo de dignidad», expuso.

Su objetivo, especificó, es construir «la Valencia cómoda, segura, limpia», esa ciudad que «añoran» sus conciudadanos. Para ello, avisó de que hace falta que se ponga al timón «alguien pegado a la calle, cercano a sus vecinos, fuerte y reivindicativo para que esta ciudad juegue la partida a nivel nacional y para que se nos respete no solo en los grandes proyectos de inversiones sino también en nuestras señas de identidad».

Preguntada por sus cinco primeras medidas y qué cambios implementará con respecto al proyecto del actual alcalde, Joan Ribó, habló en primer lugar de revertir «la permanente subida de impuestos» actual planteando una ordenanza fiscal que se aprobaría en octubre o noviembre de este año con aplicación a partir del 1 de enero de 2024 con «una rebaja fiscal de 67 millones» que afectaría a «todos» los tributos locales.

En segundo lugar, Catalá prometió poner en marcha de forma inmediata un plan de choque para mejorar la limpieza de la ciudad. Como tercera cuestión, habló de seguridad y de la importancia de sumar 500 efectivos de la Policía para llegar a una ratio de dos agentes por cada 1.000 habitantes.

COMPROMISO CON LA DISCAPACIDAD

En cuarto término, la candidata del PP aprovechó para manifestar su «compromiso firme» con Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y se remitió a su promesa de «crear una Dirección General en la Alcaldía de Discapacidad para que todas las políticas del Ayuntamiento de forma transversal tengan una mirada hacia las personas con discapacidad de esta ciudad».

Entre estos cinco primeros compromisos, también se refirió a poner en marcha un proyecto para que las 1.000 personas que en la ciudad duermen en la calle dejen de hacerlo. Son cinco propuestas, dijo, que van en la dirección contraria a lo que está haciendo Ribó, de quien también reconoció que hay cuestiones que le parecen «positivas» de su gestión, como la posibilidad de que las personas puedan acceder al balcón del Ayuntamiento o «la mirada verde» que ella pretende «hacer de verdad».

Quizás también te interese:  Campañas SEM: La Mejor Estrategia para Tu Negocio en Badalona

En este momento, lamentó Catalá, la posición de Valencia como tercera capital de España «está debilitada», lo cual atribuyó a «un Gobierno central que nos ignora, una Generalitat que no pelea por la ciudad y un Ayuntamiento que ha bajado los brazos». «Todo esto junto no puede seguir así», avisó.

«En un contexto en el que Barcelona pierde fuerza por su inestabilidad social y política, ¿por qué no ambicionar que Valencia sea la segunda ciudad de España?», planteó. «Es una ambición que quiero encabezar» y «Valencia para ello necesitará un liderazgo fuerte, una alcaldesa que pelee por la defensa de esta ciudad y si en eso estamos no cabe duda de que el primer reto por ejemplo es el Corredor Mediterráneo», expuso.

Aludió así a una de las principales infraestructuras a desarrollar en España en la próxima década y que «tendrá como eje la ciudad de Valencia». Conectado a este tema, también habló de la «necesidad de soterrar las vías de Serrería», lo cual presentó como su «kilómetro cero en campaña».

PUERTO Y VIVIENDAS

También quiso anunciar que una de las primeras cuestiones que demandará será «la creación de un ente en el que esté la Autoridad Portuaria, el Ayuntamiento y la Generalitat para gestionar la Marina». «Me gustaría que el Ayuntamiento tenga la dirección estratégica y la coordinación ejecutiva», señaló.

En materia de vivienda, tras construirse «14 en ocho años» en su ciudad, explicó que su compromiso pasa por hacer «1.032 en el primer mandato en los solarios municipales en ocho barrios de la ciudad con colaboración público-privada o cualquier mecanismo» que le permita ser «ágil». «Yo no le tengo miedo ni le hago ascos a nada. A lo que le hago ascos es a no cederle una vivienda a una persona joven que quiere emanciparse», afirmó.

Catalá, igualmente, puso sobre la mesa pasar a «siete millones de euros para ayudas al alquiler a los jóvenes menores de 35 años» frente a los «2,4 millones» actuales y la situación de «500 familias que han sido excluidas teniendo todos los requisitos cumplidos». «La vivienda no debe ser un sueño irrealizable», remarcó.

Como «la administración no puede ser un lastre», aseguró que ella está entre las políticas que no quieren «molestar» a la ciudadanía pero sí «garantizar que todos puedan desarrollar su proyecto personal y profesional». En este sentido, garantizó también «la libertad educativa» y prometió mejorar la movilidad con 8.000 nuevas plazas de aparcamiento en 15 barrios y dos nuevas líneas de metro.